Original Verse:
Hebreos Chapter 9 Verse 28así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

Reference Verses:
Hebreos Chapter 10 Verse 10En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.
Isaias Chapter 53 Verse 12Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.
Hechos de los Apóstoles Chapter 3 Verse 20-21 [20] y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; [21] a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo.
Números Chapter 7 Verse 33un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;
Hebreos Chapter 7 Verse 27que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.
Mateo Chapter 20 Verse 28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.
1ra Pedro Chapter 2 Verse 24quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.
Mateo Chapter 26 Verse 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.
Marcos Chapter 10 Verse 45 Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.
1ro Corintios Chapter 1 Verse 7de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuesto Señor Jesucristo;
Tito Chapter 2 Verse 13aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,